Las 5 cosas que no debes de hacer ante una quemadura

Todos los días estamos expuestos a diferentes factores que pueden llegar a causar quemaduras tan importantes que pongan en riesgo nuestras vidas; pero existen también algunos consejos sabidos por todos que pueden ser más perjudiciales de lo que parece.

Primero hay que saber de qué grado es la quemadura. El grado depende de la profundidad e intensidad de la quemadura.

Las de primer grado se caracterizan por ser superficiales y presentan enrojecimiento y dolor al contacto. Muy comunes en verano, provocadas por la exposición al sol.

Las quemaduras de segundo grado son más profundas y presentan ampollas, que son acumulaciones de líquidos que refrescan la herida y evitan una infección.

En caso de presentarse una quemadura de tercer grado, nos daremos cuenta por que existe carbonización de la piel. Se dice que este tipo de lesiones no causan dolor, pues la quemadura deshace las terminales nerviosas.

¿Pero cuáles son las costumbres que deben evitarse?

  1. Aplicar pomadas, pasta de dientes, verduras o cremas.

Es necesario refrescar la herida, pero bastará con aplicar abundante agua. Los otros “remedios” resultarán contraproducentes en el alivio de la lesión. Colocar hielo, también sería un error, pues hay que recordar que el frío también puede provocar quemaduras.

  1. Romper ampollas

Hay que recordar que las ampollas son concentraciones de líquido que ayudan a refrescar la herida y proteger de infecciones. Si nosotros rompemos una, estamos abriendo la puerta para que entren los gérmenes y se complique la lesión.

  1. Despegar la ropa

Muchas veces cuando se sufren quemaduras, se quedan adheridas prendas o fibras. Si nosotros intentamos retirarlas es muy probable que únicamente destruyamos más el tejido. Por eso, hay que acudir a la ayuda de un profesional.

  1. Dejar sola a la víctima

Se necesita tener mucho cuidado en las situaciones de quemadura, por lo que es buena idea siempre acompañar al paciente y en caso de necesitar ayuda, llevarlo contigo, en medida de que su herida se lo permita. Así podremos evitar crisis y otras situaciones de alto riesgo.

  1. Apagar las llamas de una persona con agua

La mejor manera es haciéndolo rodar o cubriéndolos con alguna manta para ahogar el fuego. La electricidad es otro elemento que puede causar quemaduras, y si le echamos agua, sólo provocará mayores complicaciones.

Ante cualquier contratiempo, lo mejor es utilizar el sentido común y ser conscientes de cómo solucionar el problema. Ten a la mano siempre un botiquín de primeros auxilios. Puede ser la diferencia entre la vida y la muerte.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *