Las 4 formas cotidianas de proteger el mundo

La mejor manera de proteger tu vida y la de tu familia, es tomando conciencia sobre la problemática que ya representa el calentamiento global y el exceso de basura y energía desperdiciada que existe en el mundo.

Contra esto todos podemos hacer algo que resulte tan simple como modificar pequeños actos cotidianos y que a la postre representen beneficios reales.

El cambio climático ya está presente, pero estamos a tiempo para combatirlo.

1. Evita utilizar bolsas de plástico, botellas PET y desechables. Es tan sencillo como no aceptar ni pedir bolsa de plástico en la tienda o súper cuando realmente no es necesaria; o como utilizar una botella y rellenarla de agua en casa. Ciertamente los basureros de los países del primer mundo se encuentran saturados de este tipo de basura que además tarda más de 150 años en descomponerse. Ahora imagínate en los países en vía de desarrollo, en donde esta basura se encuentra en las calles o en la naturaleza.

2. Utiliza focos de bajo consumo. Hay que considerar que los focos que usualmente conocemos, malgastan cerca del 85% de la energía y tienen aproximadamente 1,000 horas de uso; mientras que los focos ahorradores, aunque son un poco más caros, duran cerca de 15 veces más. De esta manera podemos emitir menos CO2. Considera también apagar las luces en las habitaciones vacías y aprovechar la luz del día lo más que se pueda.

3. Compra productos locales. Pareciera que no tiene mucha relación con el cambio climático; pero si nosotros consumimos productos locales, estamos ahorrando kilómetros y kilómetros de viaje de dichos insumos. De esta manera estamos ahorrando tanto recursos como elementos contaminantes. Consideremos también que de esta manera los productores locales también se ven beneficiados.

4. Economiza en transporte. Por ejemplo, puedes utilizar el transporte público y de esta manera utilizar lo mínimo posible tu coche particular, para contaminar menos. Existen otras opciones, como siempre compartir el automóvil, o incluso caminar o la bicicleta.

Lo más importante es tomar conciencia para optimizar todos los recursos y poder proteger el medio ambiente para que nosotros y nuestros hijos vivamos en un mundo mejor.

 

 

 

6 formas de evitar la extorsión telefónica

Cada vez es más común escuchar historias sobre personas que han sido víctimas de extorsión telefónica. Primos lejanos que fueron atrapados en la frontera intentando cruzar a México; concursos millonarios en los que has ganado casi por casualidad; o inclusive familiares hospitalizados que necesitan atención urgente para no perder la vida.

Podría resultar obvio darse cuenta que se trata de una extorsión, pero ciertamente en el momento que pasa se viven tantas emociones que terminamos por caer y convertirnos en víctimas de estos delincuentes que encontraron una nueva manera de hacerse de dinero. Cabe resaltar que la mayoría de estos delincuentes se encuentran recluidos por lo que es muy difícil que de verdad tengan vigilada la situación; y a pesar de que conozcan datos personales, lo más seguro es que los consiguieron de forma indebida en algún directorio, o con alguna llamada anterior a la de la extorsión.

1.Nunca proporciones datos personales tuyos ni de nadie más. Obtenerlos es la mejor vía para realizar estos actos delictivos. Nadie tiene derecho a pedirte información confidencial.

2. Mantén la calma. Te digan lo que te digan, siempre es mejor atenderlo de forma tranquila para tener claridad en las ideas. De esta manera podremos identificar mucho más fácil si se trata de una extorsión.

3. Cuelgue de inmediato y evite prolongar la conversación. Por ninguna razón vuelva a contactarlos o a amenazarlos. Si insisten en llamar de nuevo, apaga o desconecta el teléfono.

4. En caso de ser necesario, localice a sus familiares para estar completamente seguro que todo está bien.

5. Por ninguna razón realice depósitos o transferencias bancarias.

6. Denuncia al 089 o 066 para buscar a los responsables y de esta manera evitar que vuelva a suceder.