Las 4 formas cotidianas de proteger el mundo

La mejor manera de proteger tu vida y la de tu familia, es tomando conciencia sobre la problemática que ya representa el calentamiento global y el exceso de basura y energía desperdiciada que existe en el mundo.

Contra esto todos podemos hacer algo que resulte tan simple como modificar pequeños actos cotidianos y que a la postre representen beneficios reales.

El cambio climático ya está presente, pero estamos a tiempo para combatirlo.

1. Evita utilizar bolsas de plástico, botellas PET y desechables. Es tan sencillo como no aceptar ni pedir bolsa de plástico en la tienda o súper cuando realmente no es necesaria; o como utilizar una botella y rellenarla de agua en casa. Ciertamente los basureros de los países del primer mundo se encuentran saturados de este tipo de basura que además tarda más de 150 años en descomponerse. Ahora imagínate en los países en vía de desarrollo, en donde esta basura se encuentra en las calles o en la naturaleza.

2. Utiliza focos de bajo consumo. Hay que considerar que los focos que usualmente conocemos, malgastan cerca del 85% de la energía y tienen aproximadamente 1,000 horas de uso; mientras que los focos ahorradores, aunque son un poco más caros, duran cerca de 15 veces más. De esta manera podemos emitir menos CO2. Considera también apagar las luces en las habitaciones vacías y aprovechar la luz del día lo más que se pueda.

3. Compra productos locales. Pareciera que no tiene mucha relación con el cambio climático; pero si nosotros consumimos productos locales, estamos ahorrando kilómetros y kilómetros de viaje de dichos insumos. De esta manera estamos ahorrando tanto recursos como elementos contaminantes. Consideremos también que de esta manera los productores locales también se ven beneficiados.

4. Economiza en transporte. Por ejemplo, puedes utilizar el transporte público y de esta manera utilizar lo mínimo posible tu coche particular, para contaminar menos. Existen otras opciones, como siempre compartir el automóvil, o incluso caminar o la bicicleta.

Lo más importante es tomar conciencia para optimizar todos los recursos y poder proteger el medio ambiente para que nosotros y nuestros hijos vivamos en un mundo mejor.

 

 

 

6 formas de evitar la extorsión telefónica

Cada vez es más común escuchar historias sobre personas que han sido víctimas de extorsión telefónica. Primos lejanos que fueron atrapados en la frontera intentando cruzar a México; concursos millonarios en los que has ganado casi por casualidad; o inclusive familiares hospitalizados que necesitan atención urgente para no perder la vida.

Podría resultar obvio darse cuenta que se trata de una extorsión, pero ciertamente en el momento que pasa se viven tantas emociones que terminamos por caer y convertirnos en víctimas de estos delincuentes que encontraron una nueva manera de hacerse de dinero. Cabe resaltar que la mayoría de estos delincuentes se encuentran recluidos por lo que es muy difícil que de verdad tengan vigilada la situación; y a pesar de que conozcan datos personales, lo más seguro es que los consiguieron de forma indebida en algún directorio, o con alguna llamada anterior a la de la extorsión.

1.Nunca proporciones datos personales tuyos ni de nadie más. Obtenerlos es la mejor vía para realizar estos actos delictivos. Nadie tiene derecho a pedirte información confidencial.

2. Mantén la calma. Te digan lo que te digan, siempre es mejor atenderlo de forma tranquila para tener claridad en las ideas. De esta manera podremos identificar mucho más fácil si se trata de una extorsión.

3. Cuelgue de inmediato y evite prolongar la conversación. Por ninguna razón vuelva a contactarlos o a amenazarlos. Si insisten en llamar de nuevo, apaga o desconecta el teléfono.

4. En caso de ser necesario, localice a sus familiares para estar completamente seguro que todo está bien.

5. Por ninguna razón realice depósitos o transferencias bancarias.

6. Denuncia al 089 o 066 para buscar a los responsables y de esta manera evitar que vuelva a suceder.

Las 9 formas de ir seguro por la ciudad

Cada día es más común escuchar a amigos y conocidos hablar sobre asaltos y robos que ocurren en las calles de la ciudad. Situaciones que muchas veces más allá de representar un problema a la economía, pueden resultar en serios problemas a la salud y a la confianza de las personas.

Por eso, te dejamos algunos consejos que te ayudarán a evitar asaltos y robos. Ten en cuenta que la mejor manera es estar siempre alerta y evitar situaciones de riesgo que te dicte tu sentido común.

 

1. Evita la rutina. Siempre procura utilizar diferentes rutas para hacer tus labores cotidianas. De esta manera podrás prevenir que alguien vigile tu rutina y te conviertas en un blanco fácil para los delincuentes.

2. Cuando camines por las calles, hazlo siempre alejado del borde de la banqueta y siempre sujeta tus pertenencias de una manera efectiva, para evitar los arrebatos.

3. A toda costa, evita caminar por zonas poco iluminadas por la noche. Considera que la penumbra puede ser un escenario perfecto para los delincuentes.

4. Sé discreto. Si portas reloj, computadora o cualquier artículo de valor, lo mejor será tenerlos lo más ocultos posible. El ostentarlos puede ser el mejor anzuelo para los amantes de lo ajeno.

5. Desconfía de las motos. Como es bien sabido los famosos “motorratones” han encontrado un modo de operación para arrebatar objetos de valor. Obsérvalos siempre y mantente alejado.

6. Si apesar de todo, eres asaltado, siempre has lo que te pidan. Ningún objeto es más valioso que tu propia vida. Evita movimientos bruscos que alteren al asaltante.

7. Nunca dejes de denunciar. Esa es la única herramienta legal con la que contamos y que puede ayudar a prevenir futuros incidentes.

 

 

5 MANERAS DE EVITAR LA GRIPE DE TEMPORADA

En esta época del año es común encontrar resfriados y enfermedades en las vías respiratorias, debido a los cambios de temperatura. Con el otoño, llegan los primeros frentes fríos que provocan que la temperatura sea más baja por la noche o en la mañana en comparación con la tarde.

Es por eso que es necesario tomar algunas precauciones para evitar catarros e infecciones en las vías respiratorias.

1. VITAMINA C

La vitamina C, es un elemento natural que ayudará a fortalecer las defensas y de esta forma prevenir enfermedades. Esta vitamina la puedes encontrar en todos los cítricos como el limón, la naranja o la mandarina.

2. ABRIGARSE

No olvides salir de tu casa siempre con alguna chamarra o suéter. Los cambios de temperatura son tan repentinos, que no sabes cuándo los puedas llegar a necesitar.

3. ASISTE A TU MÉDICO

Ante cualquier indicio, como un estornudo, algo de tos, o dolor en el pecho, asiste a tu médico para un diagnóstico oportuno que evite problemas mayores. Recuerda que la prevención es la mejor alternativa para cuidar tu salud.

4, CAMBIOS BRUSCOS DE TEMPERATURA

El aire acondicionado del coche, muchas veces es el causante de enfermedades respiratorias, debido a que la temperatura al interior del auto es más baja que la temperatura ambiente; por lo que hay que evitar esos cambios bruscos de temperatura.

5. EVITA LOS VIRUS

Recuerda algunas enfermedades respiratorias son contagiosas, por lo que debes evitar convivir con personas que ya tengan el virus, pues sus estornudos o su tos podrían contagiarte. Si el enfermo eres tú, no vayas a la escuela u oficina para que no contagies a los demás y de paso descansas para superar más rápido la enfermedad.

En esta época lo mejor es que te encuentres saludable. Estos son algunos consejos que te ayudaran a evitar las clásicas gripas de la temporada y mantenerte protegido.

Las 5 cosas que no debes de hacer ante una quemadura

Todos los días estamos expuestos a diferentes factores que pueden llegar a causar quemaduras tan importantes que pongan en riesgo nuestras vidas; pero existen también algunos consejos sabidos por todos que pueden ser más perjudiciales de lo que parece.

Primero hay que saber de qué grado es la quemadura. El grado depende de la profundidad e intensidad de la quemadura.

Las de primer grado se caracterizan por ser superficiales y presentan enrojecimiento y dolor al contacto. Muy comunes en verano, provocadas por la exposición al sol.

Las quemaduras de segundo grado son más profundas y presentan ampollas, que son acumulaciones de líquidos que refrescan la herida y evitan una infección.

En caso de presentarse una quemadura de tercer grado, nos daremos cuenta por que existe carbonización de la piel. Se dice que este tipo de lesiones no causan dolor, pues la quemadura deshace las terminales nerviosas.

¿Pero cuáles son las costumbres que deben evitarse?

  1. Aplicar pomadas, pasta de dientes, verduras o cremas.

Es necesario refrescar la herida, pero bastará con aplicar abundante agua. Los otros “remedios” resultarán contraproducentes en el alivio de la lesión. Colocar hielo, también sería un error, pues hay que recordar que el frío también puede provocar quemaduras.

  1. Romper ampollas

Hay que recordar que las ampollas son concentraciones de líquido que ayudan a refrescar la herida y proteger de infecciones. Si nosotros rompemos una, estamos abriendo la puerta para que entren los gérmenes y se complique la lesión.

  1. Despegar la ropa

Muchas veces cuando se sufren quemaduras, se quedan adheridas prendas o fibras. Si nosotros intentamos retirarlas es muy probable que únicamente destruyamos más el tejido. Por eso, hay que acudir a la ayuda de un profesional.

  1. Dejar sola a la víctima

Se necesita tener mucho cuidado en las situaciones de quemadura, por lo que es buena idea siempre acompañar al paciente y en caso de necesitar ayuda, llevarlo contigo, en medida de que su herida se lo permita. Así podremos evitar crisis y otras situaciones de alto riesgo.

  1. Apagar las llamas de una persona con agua

La mejor manera es haciéndolo rodar o cubriéndolos con alguna manta para ahogar el fuego. La electricidad es otro elemento que puede causar quemaduras, y si le echamos agua, sólo provocará mayores complicaciones.

Ante cualquier contratiempo, lo mejor es utilizar el sentido común y ser conscientes de cómo solucionar el problema. Ten a la mano siempre un botiquín de primeros auxilios. Puede ser la diferencia entre la vida y la muerte.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

4 maneras de evitar tragedias en casa

La mayor parte de tragedias que ocurren en casa se pueden prevenir. Ver a un niño ahogarse con una paleta, una quemadura con aceite, o una simple caída, pueden tener consecuencias fatales sino somos conscientes y sabemos responder oportunamente.
Ten en cuenta los siguientes consejos que podrán ayudarte a salvar una vida y evitar una verdadera tragedia.
1. SÉ CONSCIENTE. Utiliza siempre tu sentido común, anticipándote a lo que pueda pasar. Si dejas el mango de la sartén al alcance de los niños se pueden quemar, o que si conectas muchos aparatos en un mismo enchufe puedes provocar un incendio. Ir siempre un paso adelante, es la mejor manera de guardar la tranquilidad en el hogar.
2. KIT DE PRIMEROS AUXILIOS. Ten siempre a la mano un kit de primeros auxilios con por lo menos un extintor, gasas, vendas, guantes de látex, desinfectante, antisépticos, suero, alcohol, yodex, termómetro, jeringas, curitas y medicinas básicas.
3. NÚMEROS DE EMERGENCIA. Junto al teléfono o pegados en el refri, procura siempre tener los números telefónicos de emergencia. Aquí te los dejamos para que los imprimas y los pongas en donde estén siempre a la vista.
4. CAPACÍTATE. Conoce, estudia y aprende técnicas básicas de primeros auxilios, que serán la diferencia entre la vida y la muerte. Son muy sencillas y más vale tenerlas claras antes de necesitarlas.
Estos son algunos tips que te ayudarán a evitar una tragedia. Tómalos en cuenta y no olvides que lo más importante es proteger tu patrimonio y tu familia.